¿Cómo elegir la copa correcta para el vino?

El Vino es uno de los mejores licores que existe, es sinónimo de buen gusto y sabor, el cual irá cambiando dependiendo de la copa que se utilice,  para el 2015 en Japón se realizó un minuciosos estudio en el que se supo que la forma y el tamaño de la copa alteraba los valores y el aroma del vino, una copa no es solo un recipiente donde se colocar el vino, por el contrario es el acompañante ideal, en esto radica la importancia de conseguir la copa ideal.

No te preocupes por cuidar lo sutil de tus copas de vidrio, de eso se encargan los Lavavajillas Kyeroo, los cuales tienen sistemas especializados para cuidar tu cristalería, además de ser el aliado ideal para las cenas familiares pues recuerda que tu cocinas y los lavavajillas de Kyeroo se encargan de lavar los platos.

Existen un sin fin de tipos de copas de vino, los cuales tienen diferente formas y tamaños, la calidad de las mismas también varían, lo que puede afectar de forma directa tu experiencia al momento de catar el vino. En las siguientes líneas aprenderás a escoger la copa ideal para tu tipo de vino favorito.

El material

Lo primordial al momento de escoger una buena copa es el material con el que esta esté hecha, el material principal es el vidrio fino o el cristal. Con la cristalería delgada se puede catar a ciencia cierta el vino como tal, apreciándose y percibiendo los distintos aromas, sabores y colores.

Siempre encárgate de que tus copas estén limpias y transparentes, cuida que el cristal no esté traslúcido, opaco o polarizado, ya que esta puede afectar el color y sabor del vino. Recuerda que la apreciación del líquido forma una parte importante de la cata. Es un factor determinante en la degustación.

Mientras más limpio y pulcro sea el cristal, más fácil será apreciar la intensidad, uniformidad y color del vino. Otro aspecto importante es el grosor del cristal.  Siempre busca uno de cristal delgado, eso hará que puedas concentrarte en el sabor del vino y no en la copa.

El tamaño de la copa es otro importante factor, el recipiente debe ser grande para albergar la cantidad de vino que desees y que este pueda ser agitado para ser oxigenado. Ahora si quieres resaltar los aromas, las copas con una abertura estrecha ayudan a magnificar los aromas, permitiendo que se expandan y de intensifiquen.

El tallo

El tallo es la parte de la copa delgada por donde la misma se toma, este es recomendable que sea suficientemente largo, para que el catador pueda tomarla y no ensucie el cristal superior con cualquier impureza o suciedad. Además es ideal que la mano no toque el cáliz de la copa, pues esto va a transmitir el calor al vino alterando su sabor, por eso es importante que el tallo sea largo y se pueda sujetar de ahí.

Cada tipo de vino, merece una copa distinta

En lo que respecta a los vinos espumosos, las mejores copas son la de forma de tulipa o flauta, ahora los tintos, necesitan copas mucho mas grandes, ya que ellos evolucionan mejor si se les deja entrar una buen cantidad de oxígeno. Ahora los vinos tintos fácilmente pueden ser servidos en copas más pequeñas que los tintos.

Leave a Reply